CABA Digital

Gravísimo: amenazan al fiscal platense Fernando Cartasegna con ser "el próximo Alberto Nisman"

Panfleto de amenaza a Cartasegna.

Alberto Nisman. La historia reciente ya sabe lo que pasó con el fiscal federal que pretendió llevar a la justicia a la ex presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner.

Fernando Cartasegna. El fiscal del fuero penal de La Plata fue golpeado, robado y amenazado de palabra y mediante panfletos que dicen “Conozca al próximo Nisman”, en donde se lo puede observar en una fotografía debajo de su colega asesinado en enero de 2015.

La gravedad institucional de lo sucedido a Cartasegna es inmensa y quizás el poder político y judicial todavía no reaccionó o no tomó dimensión del hecho, pese a los cuestionamientos emanados desde distintos sectores.

Como siempre sucede en estos casos, los móviles del ataque al fiscal platense no están esclarecidos ni se sabe quién pudo haber sido el mensajero. Sospechas hay muchas, teniendo en cuenta los “intereses” que el funcionario judicial afecta con sus investigaciones: la Policía Bonaerense, el juego ilegal, la trata de mujeres y la venta de drogas.

Este último sábado, cerca de las seis de la mañana, el fiscal Cartasegna iba para su despacho de Avenida 7 entre 56 y 57 para comenzar a preparar las indagaciones a los detenidos por una causa vinculada a los denominados “abogados caranchos” (conocidos en el ambiente judicial por ser quienes se dedican a demandar de inmediato a compañías de seguros una vez producidos los accidentes de tránsito) que está investigando desde hace poco tiempo.

No dejó estacionado su auto dentro del edificio judicial, sino frente al colegio Normal 3 que se encuentra a metros de allí. En ese momento, un hombre vestido con ropas de verano similares a la de la Policía, abrió la puerta del conductor y lo sacó por la fuerza. Otro hombre y una mujer, también con vestimentas policiales, se sumaron al primero para empezar a pegarle trompadas y patadas en distintas partes del cuerpo.

Cartasegna se defendió como pudo, mientras que, al margen de los golpes, recibía todo tipo de amenazas y advertencias: “Fiscal gato, te voy a romper la cabeza”; “si no te suicidás, te suicido”; “recaudamos más por día de lo que vos ganas por mes” o “terminaste con los puteríos, los barrabravas, pero no vas a terminar con nosotros”.

Pese a los golpes recibidos e indignado cuando observó que los agresores se dieron a la fuga sin que nadie acudiera en su auxilio o no actuara ninguna fuerza policial “oficial”, el fiscal platense acudió a su despacho para cumplir con su obligación.,

Pero nada terminó allí. Un par de horas más tarde decidió salir a hacer una compra y, mientras caminaba en busca de un kiosco un desconocido pasó corriendo y le pegó una cachetada en la nuca.

Y las agresiones y el temor siguieron a la noche de ese sábado: cuando Cartasegna llegó a su domicilio de Gonnet, encontró a su perra “Alma” -una labradora-, que había sido apaleada. Y un pato que tiene en la casa, llamado “Wanchope”, no estaba por ningún lado… “sólo quedaron unas pocas plumas”, comentó luego el fiscal.

Ahora el temor aumentó a límites insospechados, pues cuando en el feriado de este lunes por la mañana salió de su vivienda nuevamente con destino a su oficina, encontró en la puerta de su coche y en un corredor interno de la casa varios panfletos, con amenazas de muerte y manchas rojas, que simulaban sangre, pero que eran de ketchup.

“Conozca al próximo Nisman”, decía uno de esos carteles, con la imagen del fiscal federal fallecido y otra de Cartasegna.

Sorpresivamente, los mismos papeles aparecieron en distintos ambientes de ese edificio judicial, que ya estaba abierto, porque hay otra dependencia de turno, la Número 1 de Ana Medina, quien ahora está a cargo de la investigación de todos los hechos padecidos por Cartasegna.

Comentarios

CABA Digital
Agencia de Noticias
http://www.cabadigital.net
correo@cabadigital.net